En lo que va del gobierno de Macri, la actividad industrial destruyó más de 70 mil empleos

Economia 9 de julio de 2018

En los próximos meses se consolidará el sesgo antiindustrial del actual esquema macroeconómico, a partir de la caída de la demanda interna, el impacto de la sequía, las menores proyecciones de crecimiento de Brasil y la ralentización de la obra pública.


 

En los próximos meses se consolidará el sesgo antiindustrial del actual esquema macroeconómico, a partir de la caída de la demanda interna, el impacto de la sequía, las menores proyecciones de crecimiento de Brasil y la ralentización de la obra pública. El único factor que podría jugar a favor es la suba del tipo de cambio para exportadores, aunque el escenario volátil y la recomposición, aunque parcial, de salarios y otros costos internos, instalan dudas sobre el efecto positivo.

 A esa conclusión llega la consultora Radar, que dirige la ex subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español. La industria no paró de destruir puestos de trabajo incluso en los meses de recomposición de la actividad, con lo cual la proyección de empleo a corto plazo es muy negativa.

“Es similar a una sala de guardia”, “hay alerta por la cantidad de cheques rechazados”, “la prioridad es trabajar sobre las cadenas de pagos de las pymes”. El nuevo ministro de Producción, Dante Sica, trazó en los últimos días un panorama económico para la industria nacional que guarda cierta sintonía con la realidad, a diferencia de los planteos de Francisco Cabrera, su antecesor y amigo del presidente Macri. Sica asume con la urgencia de navegar una crisis de balanza de pagos que sigue profundizándose. A la carencia estructural de dólares que sufre la economía se le sumó la desregulación absoluta del mercado financiero, agrícola y de importaciones que estableció el gobierno de Cambiemos, que pensó ingenuamente que las señales pro-mercado, las críticas a Venezuela y el acercamiento con Estados Unidos convencerían a los jerarcas de las finanzas globales sobre el destino argentino como una buena inversión.

La subestimación de la fragilidad externa (e incluso el mal diagnóstico, al confundir el problema externo con uno fiscal) vuelve imparable a la corrida contra el peso, lo cual se traslada a diario a la suba de la inflación, caída del poder adquisitivo y del consumo interno. Precisamente, la caída del consumo es el principal problema para la industria nacional. La merma de las ventas se da en simultáneo al aumento de los costos, por subas de servicios públicos, costo financiero e insumos dolarizados, al aumento de la competencia importada y el achicamiento del crédito por las tasas imposibles de afrontar. Pero además, la sequía que afectó al campo junto a la disminución de las perspectivas de crecimiento de Brasil y la retracción de la obra pública por el ajuste fiscal que encara el Gobierno suman complicaciones.

Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Temas del Momento

 Renunció Caputo como presidente del Banco Central

El presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Luis Caputo, le presentó hoy su renuncia al presidente, Mauricio Macri, por "motivos personales", lo que significó una sorpresiva noticia en medio de las negociaciones finales con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Policiales
 
 
Deportes
 
 
Municipales
 
 
Sociedad
 
 
Politica
 
 
Espectaculos
 
 
Tecnologia
 
 
Cultura
 
 
Actualidad
 
 
Musica
 
 
Historia
 
 
Opinion
 
 
Economia
 
 
Cine
 
 
Politica internacional
 
 
Internacional
 
 
Espacio literario
 
 
Noticias Breves
 
 
Radio
 
 
Salud
 
 
Entrevistas
 
 
Panorama Informativo
 
 
politica/deportes
 
 
Tiempo
 
Temas del Momento
 
 
Efemerides
 
 
Television
 
 
Ecologia
 
 
Aniversario
 
Editorial
 
Conflicto
 
Judiciales