RECIÉN AYER (MI VIDA, MI MÚSICA)

 

Efemerides 19 de agosto de 2018

A 73 años de nacimiento del gran idolo de America Latina rendimos homenaje con "RECIEN AYER (MI VIDA, MI MUSICA)


19 DE AGOSTO
Y así fue nomás, ya al nacer, con mi primer berrido 
Quizá estaba sin saberlo probando mis pulmones 
Para ver si podría llegar a algo en esto de la canción 
Y la canción, la canción, para la canción 
Es necesario soñar y a veces, que sé yo, 
Me da por soñar que una bandada de gorriones, que vino de no sé donde 
Me paseó por el riachuelo, voló sobre Puente Alsina, Pompeya 
Y me depositó en Parque Patricios, en Parque Patricios en el vientre de mi madre 
Que me esperaba en la maternidad Sardá 
Allí llegué a este mundo, una madrugada del 19 de Agosto de 1945 
Cuando aún latía el horror de la bomba de Hiroshima 
Cuando un por entonces coronel se estaba acercando al poder en esta Patria 
Y cuando Cannaro, Evo Pelay y Mariano Mores estrenaban Adiós Pampa Mía 
2 MI CASA
Me crié en una casa de inquilinato, léase conventillo, bah! Llotivenco! 
Donde cada familia tenía su pieza y su cocina; el baño, eso sí, era comunitario 
Es decir, había uno sólo para toda la casa, con algunos vidrios rotos 
Donde había que tapar los huecos con papel de diario en invierno 
Para que no se colara el frío; el inodoro sin tapa, la descarga a cadena 
Y minga! el agua caliente, te la tenías que llevar vos, la cosa era así: 
Primero, avisabas que te ibas a bañar; segundo, tapabas lo ahujeros como dijimos; 
Tercer, metías el Primus, que era un calentador a kerosén, de bronce, 
Que las señoras del Llotivenco mantenían lustrado como si fuera el sable de San Martín, 
Para darse dique con las otras a la hora de calentar la pava para el mate, ay! Dios mío; 
Como dije metías el Primus y te llevabas una ollita con agua caliente, 
el jabón, la toalla y un jarrito, 
primero, te mojabas la cabeza con uno o dos jarritos de agua, tratando de usar poco agua, 
te enjabonabas bien y después te volcabas y el cuerpo lo que había quedado en la ollita, 
que ya a esa altura ya se había enfriado un poco. Que maravilla, Dios mío, que maravilla! 
Bueno, maravilla si no era que alguien por necesidad y urgencia te copaba el baño. Punto y aparte. 
Y el otro lamento comunitario era el piletón, una sóla canilla para toda la casa; 
Un señor se lavaba los pies, detrás una señora esperaba para colar los fideos, 
Más atrás uno quería lavar el pincel lleno de pintura al aceite, 
Y el que lo seguía era otra señora que quería poner a enjuagar y dejar en agua 
Su ropa de cama con azul blanqueador, increíble, ni Fellini 
Pero el conventillo de alguna manera nos unificaba, era como otra habitación de esa gran casa que era el barrio, con los pibes jugando en la calle, de ahí que siempre he dicho, 
Que yo fui un pibe callejero, no un pibe dela calle. 
En verano los vecinos tomando el fresco en la vereda, con su silla o hamaca, mateando, 
Discutiendo sobre fútbol o política, ellos y ellas, sobre los escotes de la Lolobrighida, la descarada esa; 
Luego una trampa que otra que se chismeaba por el barrio. 
3 EL BARRIO
El barrio era maravilloso, la solidaridad era una condición innata, 
Diría obligatoria, si alguna madre tenía que ir al médico, la vecina le decía: 
Dejame al nene que yo te lo cuido y no sólo te cuidaba, si no que hasta te daba de comer 
Si algún vecino viejito que vivía solo, o alguna viejita se enfermaba, 
Ahí estaban las vecinas para cuidarlos. 
Y aquella infancia, la de las 6 de la tarde para la leche, radio splendid y Tarzán, 
Sandokán, Poncho Negro y varios más; al finalizar los programas 
Tosa la pibada a la calle, con espadas de madera, revólveres de plástico 
Y cada uno revestido con su personaje preferido; evadiéndonos sin esquivarle 
A esa realidad; 
Esa pibada no exigía zapatillas o ropa de marcas, la única moda era llevar esos ridículos 
Supuestos pantalones cortos hasta las rodillas y la única marca que se ostentaba 
Era un par de rodillas percudidas porque dejaban ver que eras un capo jugando a las bolitas; 
Donde se demostraba la maestría al saber armar un barrilete, media estrella, media bomba,; donde había que rebuscárselas para conseguir buenas tachuelas para ponerlas en el balero 
Para que tuviera más peso; o el afanarle la leña a los del otro barrio para hacer la fogata de San Pedro y San Pablo, que batalla callejera que se armaba!, que terminaba siempre 
Con una cabeza rota por un piedrazo 
Che!, por que no se habrá inventado todavía la máquina del tiempo para volver a aquellas épocas 
4 MI PRIMERA MAESTRA Y NINA; RECIÉN AYER
El tiempo, el tiempo, mágica e infantil manera de medir las sensaciones, 
Los recuerdos, las emociones, porque para mí parece que fue ayer 
Cuando mi viejita en una mañana de verano a mis 4 años 
Me llevaba de la mano a ver a una maestra particular 
La señorita Ursioli, porque en esos tiempos no existían los jardines de infantes 
Mi viejita que según me han contado era una piba que le encantaba ir a bailar, 
Le gustaba cantar, cantaba bien eh!, con una voz chiquitita, mi viejita... 
Mi viejita, decía, me tuvo a los 20 años y a los 21 se le declaró 
Una artritis deformante que la transformó de una mariposa alegre y cantarina, 
En una mujer que año tras año se fue entumeciendo por afuera y 
Endureciendo por dentro; que año tras año fue caminando más lenta y dolorosamente 
Cada mañana un nuevo dolor, cada día un nuevo suplicio que mi viejita soportaba 
Estoicamente y a veces con mucho humor 
Nina casi no, no podía andar pero volaba, volaba con las alas de los sueños 
Y de allí el interminable caudal de fantasía con la cual supo bañarme 
Y dejarme en la piel el aroma de la imaginación 
Como a todos los pibes me leía cuentos, porque guarda en aquella época todavía 
No había llegado la televisión a la Argentina, pero no eran cuentitos de los 3 Chanchitos, 
Caperucita, no, me leía Las Mil y Una Noches en su versión original, imagínense lo que era mi cabecita, era el depósito de las alfombras voladoras y de los tesoros robados por 
Alí Babá y los 40 ladrones, y que sé yo, tantas y tantas cosas. 
Nina, la renguita, que llevaba al nene al colegio o a la salita de primeros auxilios a 
Vacunarlo contra la poleo; la que hacía el mejor budín de pan que haya comido; la que con sus deditos deformados bordaba mis iniciales en la ropa cuando e fui a la colonia de vacaciones del frigorífico Wilson, donde trabajaba mi viejo en las mañanas por aquellas
Épocas. 
Nina, la que inventaba una sonrisa, una sonrisa para mí tras las lágrimas de un dolor insoportable, viejita, mamá, que no daría hoy por seguir teniéndote. 
Bueno, como iba contando, recuerdo aquel patio grande donde debajo de una parra 
Había muchas mesas ocupadas por chicos de todas las edades, la maestra me observó y me dijo con ternura: querés venir? Y aquel tono y la mirada de aquellos ojos claros me hicieron tomar la gran decisión de separarme de mi madre por primera vez en mi tan corta vida, cuándo empieza? Preguntó mi madre, el lunes dijo la maestra, y qué tiene que traer? Un cuaderno cuadriculado, un lápiz negro y una goma, eso es todo, igualito que ahora! Y así fue que me encontré con el gato de la G, con el oso de la S y con toda la fauna ortográfica 
Con la cual aprendí a escribir y a leer, con el libro Pimpollito. 
"No olvidaré las manos de mi madre 
ni esa maestra de un grado inferior 
que me enseñaba las letras sin palabras 
con las que hoy escribo esta canción". 
5 LA ESCUELA
Y a los 6 años gracias a la tenacidad de mi maestra y a los mamporros de mi vieja 
Para estudiar me tomaron examen en la escuela del estado Nº 3, República del Brasil 
Y me hicieron ingresar en segundo grado; recuerdo aquellas formidables maestras 
Que tenían las escuelas del estado, sobre todo la de quinto, a la señorita Cuniglio 
Y en sexto la señorita Texeira, éstas dos últimas fueron de vital importancia para mí. 
La primera, la Cuniglio, fue la que me ayudó a descubrir mis posibilidades en el campo del arte, pues esta maestra era, era una revolucionaria en el campo de la educación 
De aquellas épocas; ella fue la primera que traía de su casa reproducciones 
De cuadros famosos, los colocaba sobre las paredes del aula y nos decía: 
Escriban sobre lo que ven, entonces cada uno elegía un cuadro e inventábamos 
Alguna historia del mismo y en otras oportunidades aparecía con un tocadiscos portátil, 
Tipo valija y nos hacía escuchar los clásicos, Bach, Mozart, Beethoven 
Y entonces teníamos que dibujar sobre lo que escuchábamos y así nos fue metiendo 
En el maravilloso mundo del arte. 
A mí me perdonaba los errores en matemáticas, Dios mío era un burro! Es más, 
De las tablas de multiplicar me sé hasta la del 5, después chau! Calculadora; 
Pero no me dejaba pasar un acento ni una coma en castellano, hoy le llaman lengua, pues 
Sabía que ese era mi fuerte, tal era así que escribía las composiciones, yo, en forma 
De poemas porque nos daba títulos tales como: y si yo fuera viejo?, me desperté una mañana, la espina y la rosa, nada de la vaca, ni gatita, etc., no! 
Y a propósito de la espina y la rosa, recuerdo que la escribí en la métrica del soneto 
Y me valió muchas felicitaciones y ella la paseó por todas las otras maestras, 
Mostrándola con gran orgullo; ay Dios, aquella original vaya a saber dónde estará?. 
Pero recordando aquel episodio al contar estas memorias se me dio 
Por inventar algo parecido, a ver?, ahí va... 
6 SONETO PARA UNA ROSA
Para llegar a la rosa, por su tallo comencé, 
y a cada avance logrado, espinas me fue clavando, 
cada espina fue una historia que a mi me fue desgarrando 
la rosa estaba más alto de lo que yo imaginé. 
Arrebatar su color "será muy fácil" pensé 
pero fallaron mis cálculos, pues cuando me fui acercando 
cada pétalo a su antojo el color iba cambiando, 
rosa roja, rosa blanca... y allí, me desconcerté. 
Aprendí lección muy dura, y así mi vida cambió 
cada rosa no es la rosa, aquella que uno soñó, 
cada una es una vida... que debemos descubrir. 
Cada espina es una daga, y seguro has de sangrar 
cada pétalo es un beso que tu herida ha de aliviar, 
jamás codicies la rosa... si es que no quieres sufrir! 

...Y la Cuniglio a los que andaban bien en aritmética les perdonaba escribir ojo con H, 
Ella tenía unos ojos pícaros, escudriñadores y comprensivos, 
Con una tremenda dosis de ternura que a veces derramaba sobre alguno de nosotros, 
Dibujándonos con tiza la alegría en el alma, era fantástica, es más, a veces, 
Pienso que no era de esta Tierra, quizá por eso nunca se casó; pero hubo un día 
En que se halló desolada y decidió dejar esta vida a sus cortos 35 años y 
nos abandonó para siempre... 
Tus alumnos nunca te olvidaremos, señorita Norma Eva, nunca. 
7 LA VIEJA MAESTRA
Sale de la cama cuando empieza a amanecer, 
deja algunos sueños y otros los lleva en la piel, 
y bajo la ducha se comienza a despertar, 
mientras cae el agua que la hace tiritar, 
todos los inviernos baja la calefacción, 
siempre es igual, qué maldición. 
Busca en la cocina, pero se acabo el café, 
y aunque no le guste, se conforma con un té, 
que lo toma frío pues ya no puede esperar, 
a que se caliente porque tarde llegará, 
a tomar su tren que estará lleno una vez más, 
donde jamás, se sentará. 
Sale de la casa caminando bajo el sol, 
y llega tiritando hasta el andén de la estación, 
piensa que su abrigo ya no le brinda calor, 
y si llega el aumento comprará alguno mejor, 
de tela gris, o de otro color. 
Compra su pasaje de manera habitual, 
lo hace sin pensarlo, si el destino es siempre igual, 
cuantos años hace ya la cuenta la perdió, 
desde el primer día que a ese tren ella subió, 
para estar a horario en esa escuela en la ciudad, 
donde empezó, a trabajar. 
Mira los afiches donde la publicidad, 
crea el espejismo de adquirir seguridad, 
pues tener tal cosa hará cambiar su porvenir, 
y al leer aquello se le da por sonreír, 
con esa amargura de saber que no podrá, 
nunca quizá, nada comprar. 
Al llegar el tren, se olvida de su reflexión, 
y apurando el paso se aproxima hasta el vagón, 
donde la esperanza viaja con la frustración, 
casi al mismo precio que se paga la ambición, 
de progresar, para poder, vivir. 
Parte con su carga lentamente el viejo tren, 
lleva en sus entrañas solitaria una mujer, 
la vieja maestra de esa escuela de ciudad, 
donde hijos ajenos, son ajenos nada más, 
juega a ser la madre que ella nunca pudo ser, 
pues nunca se dio, tiempo a querer. 
Al caer la tarde nuevamente volverá, 
sabe de antemano que nadie la esperará, 
no habrá olor a hombre en esa fría habitación, 
sólo un calor débil si es que hoy hay calefacción. 
No habrá quién le quite el viejo abrigo, y en la piel 
lleva tanto frío que quizá un buen té con miel, 
traiga hasta sus carnes por un rato algún calor, 
que hasta se imagine que está envuelta en el amor, 
de alguien que ya, nunca podrá, sentir. 
8 6º GRADO
Y por fin llegó sexto grado, el último de la primaria de aquella época, 
Ya éramos una pequeña pandilla de cachorros aprendices, jugábamos a ser grandes 
Y lo único grande que teníamos eran los mocos. 
Pero allí estaba la señorita Texeira, de la cual entre otras cosas, recuerdo 
Que nuestro primer encuentro, mano a mano, me preguntó: 
Así que usted es Sánchez, el poeta? Y yo con el silencio rojo que te da lo inesperado: 
Sí señorita, y ella: bueno espero que me quieras tanto como a la Cuniglio, celosa yo?, 
Dios mío! Que maestras!, sabían muy bien quienes éramos 
Y que esperar de cada uno de nosotros. 
Dios bendice las maestras de las escuelas del estado!
9 EL CLUB
Carnaval del ’55, Club Sportivo Alsina, mi primer baile, 10 años, 
Pantalón de tafeta negro, remerita verde, pañuelito gatito al cuello, 
Zapatillas de basket y rock and roll. 
En esos años Bill Haley cambiaba la música llegando a los primeros puestos 
De venta en todo el mundo con su “al compás del reloj”, y no sólo cambió la música 
Si no que sin querer nos cambió la cabeza a todos los chiquilines de aquellos tiempos. 
En ese año tuve un desarrollo físico demasiado apresurado, prematuro, que le dicen, 
Tenía 10 pero parecía de 13, y claro, al lado de los pibes de mi edad 
Parecía un elefante, yo ya no podía juntarme con ellos, muchas veces me decían: 
Qué hacés grandote, jugando con los más chicos?, porqué no te juntás con los grandotes como vos?, y así fue que anduve medio paria, solitario durante algún tiempo, 
Hasta ese carnaval. 
Es bueno decir, que mi barrio tenía y tiene una de las colectividades armenias 
Más grandes del país, por lo tanto había mucha pibada de esa comunidad 
Y entre ellos estaba la Guille que era la hermanita de uno de mis compañeros del cole, 
Me paré en medio de la pista junto con todos los muchachos, como se usaba entonces, 
La cabeceé tal como se acostumbraba y salimos a bailar un furibundo rock and roll, 
Hasta luego cocodrilo!, yo creo que las patitas no se me veían en el suelo, entre la música y los nervios,me sentí en el aire; pero bailamos juntos toda esa primera noche del carnaval del ’55. 
10 BAR PANCHO; RECIÉN AYER
Frente al club había un bar llamado Bar Pancho, 
al cual me animé a entrar 
La segunda noche de carnaval porque veía que muchos pibes de mi tamaño, 
No digo de mi edad, iban después de la milonga. 
A la tarde siguiente comencé a merodear por el bar y me jugué, tomé coraje y entré, 
Había una barrita jugando al metegol que no me dieron bola, 
Había un muchachota de la vuelta de mi casa que me conocía, me miró 
Y siguió en lo suyo, me senté y apareció el mozo en mangas de camisa que me preguntó: 
Qué va a tomar?, por primera vez yo sentía que me trataban como a un grande 
Y pedí una gaseosa, desde ese día comencé a ir casi todas las tardes después del colegio, 
Y alternaba con el club, donde aprendí a jugar al basket y al billar. 
Y de esas tardes entre el bar y el club, alguien, un muchachón me dijo: 
Tomá hacete hombre!, y me puso un cigarrillo entre los dedos y quizá creí 
Que de esa manera iba a crecer más rápido, pobrecito!
Lo encendí, tosí y me la banqué sin saber que ese 
Iba a ser el error más grande de mi vida, maldita sea aquella tarde, maldita sea. 
Hoy, hoy cuando veo que pibitos, más chiquitos de lo que era yo en aquella época, 
Con un faso entre las manos, me dan ganas te lo juro hermano, 
De meterles un cachetazo, hacerles volar el cigarrillo y abrazarlos fuerte y decirles: 
Nunca más no lo hagas nunca más, te lo digo yo, que esta mierda 
Me llevó hasta el borde de la muerte. 
“No olvidaré a aquella estudiante 
que me juró para siempre su amor, 
ni aquel amigo que juntos compartimos 
un cigarrillo, una copa, una canción...” 
y allí en al Bar Pancho, como diría Discépolo de chiquilín, pero desde adentro, 
aprendí todo lo bueno y todo lo malo. 
Lo malo, lo malo es mejor olvidarlo; lo bueno los códigos de la amistad, 
El jugársela por un miembro de la barra, no meterse con una piba a la cual 
Ya le había echado el ojo algún amigo aunque estuvieras locamente enamorado 
De esa misma piba y las mil y una atorranteadas, como aquella del teléfono, que cosa! 
La cosa era así: se elegía un número al azar, porque en aquel tiempo 
Había muy pocos teléfonos en Buenos Aires, se escribía en la pared donde estaba 
El teléfono del bar, y se comenzaba a llamar a ese número a eso de las 3 de la tarde, 
-Hola por favor me da con Ramón?, y del otro lado: -perdón señor 
Con qué número quiere hablar?, -con el 543627, por ejemplo, -mire el número está bien 
Pero acá no vive ningún Ramón, -bueno disculpe la molestia, como a la media hora 
Iba otro hasta el teléfono y otra vez: -hola Ramón?, -perdón señor aquí no vive 
Ningún Ramón, -uy! Disculpe, a la media hora otra vez, pero otro atorrante, 
Y así a medida que pasaban las horas los llamados iban aumentando cada vez más y más, 
Y la pobre gente del otro lado ya escuchaban el tubo y seguro que levantaban y decían: 
-acá no vive ningún Ramón!, sin decir siquiera hola, quién habla?, 
Cuando al tipo ya lo teníamos re-caliente había uno que llamaba y decía: 
-Hola habla Ramón, hubo alguna llamada para mí?. 
11 LA GUITARRA
Pero entre otras cosas buenas que me regaló el boliche, 
me dio la guitarra, 
Una tarde apareció el muchacho que sabía tocarla 
y nos pusimos a cantar, 
Porque yo ya había hecho mi debut en un festival de un día patrio del turno noche 
Del colegio al que había ido; hacíamos una parodia de una entrevista entre 
Blackie(que en paz descanse) y Elvis Presley( que también en paz descanse), 
La cosa era que primero hacíamos una serenata en inglés como si fuera una entrevista, 
Y después yo cantaba haciendo fonomímica(hoy le dicen play-back) 
2 temas de Elvis de los viejos discos de pasta, mientras detrás de mí salían a bailar 
un grupo de pibas y muchachos; con el primer número no hubo problemas, 
pero el disc-jockey al ir a poner el otro disco se le cae y chau! tema, 
nos quedamos todos paralizados, y ahora qué hacemos? 
Todavía, todavía sigo pensando de donde saqué coraje y me largué a cantar a capela 
Imitando al maestro, porque sabía la letra al dedillo, pah!! Que exitazo!!, 
Salí a bailar con todas las pibas más lindas de la noche, yo me dije esto es lo mío! 
Por esta razón me interesó el mundo de la música y este muchacho Enrique Irigoytía 
Fue el que e enseñó a tocar todo lo que él sabía, así comencé a tocar la guitarra. 
La guitarra que en el devenir de los años me daría tanta alegría y satisfacciones, 
Ella también conoció de mis amarguras y mis llanto y abrazado a ella 
Como a una amante fiel, le conté todas mis cosas y llegó a convertirse en una obsesión. 
Una obsesión, porque tal es así, por aquellos años con mi viejo teníamos 
Un “delivery wine en lady jane” como se diría hoy, y que traduciendo al uso nuestro 
Significa “reparto de vino en damajuana”, el cual yo lo hacía con él 
En el triciclo casi siempre por las mañanas, bueno cuando el viejo dejó de laburar 
En el frigorífico, así que como me quedaba toda la tarde libre me encerraba 
Con la guitarra y los discos de “los bentiurs” para sacar los temas de oreja y me pasaba hasta 8 horas tocando todas las tardes. 
Por ese tiempo comenzamos a presentarnos con Enrique en los concursos de cantores 
Que se llevaban a cabo casi siempre en los clubes de barrio. Yo me acuerdo 
Que hacía una respetable imitación de Jhonny Albino del trío Los Panchos, 
Y nuestro fuerte era “quien será la que me quiera a mí”, con esta tema 
Enseguida nos colocábamos en los primeros puestos y una vez conseguido esto 
No íbamos más; pero de los concursos nos había salido un lindo rebusque: 
Las serenatas. 
Cobrábamos 100 mangos por cabeza más el viaje y teníamos un flor de repertorio 
Para esas ocasiones: mucho bolero, mucho balsesito peruano, algún paso doble, 
Algún tanguito y también Enrique se mandaba algún chamamecito, litoraleneas, 
Que sé yo, de todo un poco y por supuesto rock and roll. 
Casi siempre comenzábamos con un tema llamado mi ronda, lo divertido era 
Que todos llegábamos en silencio y en punta de pie, el novio, los amigos del novio, 
Nosotros; la casa estaba en total oscuridad y ni bien arrancábamos con las guitarras 
Y a cantar empezaban a ladrar todos los perros del barrio, mamma mía que despelote! 
Y en medio de todo ese infierno se encendía una luz de una ventana 
Y una voz decía amablemente: adelante; y allí adentro nos estaban esperando 
La novia, la madre, las hermanas, 14 vecinas y los sanguches de miga, 
Las gaseosas y la sidra, como morfábamos entre canción y canción loco!! 
12 LOS DE FUEGO Y DON VICENTE
Una tarde vino a verme Lito Vázquez y fuimos hasta la casa 
De un muchacho llamado Cachito Quiroga al que el padre le había regalado una batería, 
Lito creo que ya tenía una guitarra eléctrica y al grupo se sumó 
Héctor Centurión que iba a ser el futuro bajista pero no tenía contrabajo 
Y este loco se lo hizo con cuchillo, un cacho de madera 
y un destornillador, 
Ah, que grande! Y así nació Los de Fuego. 
Y ensayábamos en la escalera de la casa de Lito, bajito y sin meter mucha bulla 
Para que no nos rajaran, hasta que conseguí que mi viejo nos dejara ensayar 
En el garaje de mi casa entre las damajuanas de vino; yo no tenía guitarra, 
Hasta que un día mi viejo “Don Vicente” me dio el adelanto para comprar a crédito 
Una guitarra eléctrica de 2 micrófonos, por fin, era la gloria! 
Pero las cuotas tenía que pagarlas yo, así fue como hice mil laburos y a la vez 
Trabajaba con mi viejo por las mañanas, je! 
Mi viejo, Don Vicente, uno de los más grandes tipos que conocí en mi vida, brillante, 
Muy brillante, educado, buen amigo de sus amigos, simpático y con un sentido del humor 
Inigualable, podía estar horas contando cuentos y la gente muriéndose de risa; 
Me hizo el heredero de las mejores cosas, me enseñó el respeto por todo y por todos, 
Me dio la llave de mi casa a los 12 años y me dijo: acá tenés la libertad, 
Aprendé a usarla y ojo!, que yo no te saque jamás de una comisaría por que 
Esta libertad se te acaba y caray!, como cuidé mi libertad. 
Me metieron en cana un par de veces por averiguación de antecedentes 
O por andar vagueando en el café a la noche, pero gracias a ciertas aptitudes actorales 
Me las rebuscaba para que me largaran y así estar a tiempo en mi casa, 
Creo que el viejo nunca se enteró. 
Mi viejo, mi viejito me decía cosas como: “el mejor capital que puede tener un hombre, 
Es la confianza de otro hombre”, y tantas otras cosas más, Vicente, 
Vicente, como me gustaría verte cuidando la quintita que tanto te gustaba 
Y correteando detrás de una pelota de fútbol que fue siempre tu gran pasión, o darte, 
O darte para que arregles mis botas de show, taco y suela, prolijito como vos sabías hacerlo 
Vicente, Vicente la pucha!, la pucha viejo como te extraña el barrio! 
Y como te extraño yo viejito mío. 
Por eso cuando nos dejaste te vi en mi corazón como una figura de otros tiempos, 
Tiempos más puros y más heroicos y te escribí esto viejo, 
en donde estés, 
Si me escuchás, espero que te guste... 
13 JUAN RODRIGO...MOLINERO
Un rumor en la campiña y una suave y frágil niña 
recorriendo va senderos, musitando algún...te quiero, 
y se escucha la campana de una aldea, no lejana, 
pues ha muerto esta mañana Juan Rodrigo...Molinero. 
Ya los vientos no se agitan, ya las flores no tiritan, 
y hasta el campo piedra y suelo se recogen en el duelo; 
duelo amargo que la historia no registra en su memoria, 
pues tu muerte fue sin gloria Juan Rodrigo...Molinero.
Cuánto pan has amasado, cuántas bocas has saciado, 
cuánta vida sin pasado Juan Rodrigo...Molinero. 
Pero lloran tus caminos y las aspas de molinos, 
también lloran peregrinos que comieron en tu mesa 
y es inmensa la tristeza, y hay un llanto en el "te quiero" 
de la niña del sendero, en la aldea, en la campana 
pues ha muerto esta mañana Juan Rodrigo...Molinero!
14 MI DEBUT CANTANDO
En el transcurso de los meses fuimos mejorando, yo en el grupo ni cantaba, 
Era la guitarra líder porque era el que menos mal tocaba, 
Y una noche nos presentamos en el club Victoriano Arenas de 
Vila Castellina que estaba pegadita a Valentín Alsina, 
En un concurso de cantores que se estaba llenado a cabo. 
Bueno, en la noche que nos presentamos nos anunció un muchacho que hacía 
Poco que había llegado del interior de la provincia de Buenos Aires, 
Era bastante gordito, tenía una peinada gardeliana y una voz brillante, 
Vigorosa, y desde esa noche nos hicimos buenos amigos y me siguió presentando 
Durante un largo tiempo más, incluso hasta mis comienzos como solista. 
Cuando murió mi viejo este amigo me prestó la plata para pagar el sepelio 
Porque yo no tenía un mango, me hizo un favor que todavía le debo, 
La plata se la pude devolver, pero el favor todavía no, 
Ese amigazo era y es Héctor Larrea, yo te saludo hermano! 
En esa noche conocimos un representante que nos consiguió un par de bailes, 
Primero fue en el club Rioja de Avellaneda, gran debut!, comenzamos a tocar 
Y al tercer o cuarto tema, más o menos, Héctor Centurión que era el que cantaba 
Se le olvida la letra de “el rock de Claudia” y no arrancaba, otra vez la introducción 
Y nada, entonces para zafar me mandé al micrófono y arremetí con la letra, 
Porque ya...y yo tenía cancha por tanto concurso y serenata y de ahí en más 
Fui cantando cada vez más temas hasta que pasé a ser el solista. 
En otra oportunidad nos presentamos en el Luna Park tras haber dado una prueba 
Para el programa de Escala Musical que era el gran éxito de aquellos años, 
Nos tocó ser teloneros, teníamos puestos unos sweters bordó con una F de lamé 
Que nos había pegado mi vieja, bueno...subimos, primer tema y empiezan los silbidos, 
Segundo tema y al llegar al solo de guitarra nos tiramos todos por el suelo, 
Pah! Loco!, cosa impensada en esa época, mirá la lluvia de monedas fue tan grande 
Que tuvimos que salir rajando del escenario, que bronca nos comimos! 
Pero yo, con toda la calentura, dije: 
”yo voy a volver y todos estos van a matarse aplaudiéndome” 
y unos pocos años después volví... 
15 PENUMBRAS
Ay! Sería muy largo de contar tantas historias y anécdotas vividas 
En éstos 40 años con el disco y algunos más con la canción, 
Y hablando de canciones, casi todos mis amores 
fueron fuente de inspiración, a ver: 
morocha espectacular, cabello largo negro, ojos color verde mar, y una boca roja jugosa, 
pasillo de un canal, piano vertical y mirándola nace: 

La noche se perdió en tu pelo... 
la luna se aferró a tu piel 
y el mar se sintió celoso 
y quiso en tus ojos, 
estar él también... 
Tu boca... sensual, peligrosa... 
tus manos... la dulzura son 
tu aliento... fatal fuego lento 
que quema mis ansias 
y mi corazón. 
Ternura que sin prisa apura 
caricias que nos da el amor 
Caprichos muy despacio dichos 
entre la penumbra 
de un suave interior. 
Te quiero... y ya nada importa. 
La vida lo ha dictado así... 
Si quieres, yo te doy el mundo... 
pero no me pidas que no te ame así 
que no te ame así... 
que no te ame así....
16 PORQUE YO TE AMO; RECIÉN AYER
Otro amor, no esperen que dé muchos detalles sobre mis romances 
Porque no es de hombre y caballero que se precie el hacerlo 
Por eso y porque también aplico lo que me enseño mi viejo: respetar, 
Y hoy ellas tendrán sus familias, sus hijos y nietos y también sus secretos 
Y quizá yo, quizá yo sea uno de ellos... 

Por ese palpitar que tiene tu mirar, 
yo puedo presentir que tú debes sufrir, 
igual que sufro yo por esta situación, 
que nubla la razón sin permitir pensar 
en qué ha de concluir el drama singular 
que existe entre los dos, tratando simular 
tan sólo una amistad mientras en realidad 
se agita la pasión que envuelve el corazón, 
y que obliga a callar. 
Yo te amo, Yo te amo. 
Tus labios de rubí, de rojo carmesí, 
parecen murmurar mil cosas sin hablar 
y yo que estoy aquí, sentado frente a ti, 
me siento desangrar sin poder conversar, 
tratando de decir... tal vez será mejor, 
me marche yo de aquí, para no vernos más. 
Total, ¿qué más me da? ya se que sufriré, 
pero al final tendré tranquilo el corazón 
y al fin podré gritar: Yo te amo, Yo te amo. 

La canción que acabamos de escuchar es la perfecta demostración 
De los códigos que aprendí siendo un muchachito del café, son historias 
Muchas de ellas reales, inevitables para mí, porque como dije antes 
De cada amor nuevo salía un Long-play, pues mi vida estuvo 
Casi siempre determinada por las mujeres: mi viejita, mi maestra y por supuesto, mis amores, 
“Yo tuve muchos amores de un día o mucho tiempo, 
que me dejaron herido el corazón, 
amores puros, traidores o violentos 
que hoy el olvido esa herida ya cerró” 
17 ASÍ
Y así nacieron canciones como: penas; me amas y me dejas; 
otro tema entrañable fue: 

Así como una rosa desecha por el viento 
asi como una hoja reseca por el sol 
asi como se arroja de costado un papel viejo 
asi mi alma tu imagen arrojo. 
Así como se marcha la noche con el día 
asi como se aleja un velero hacia alta mar 
asi como se escapa el agua entre los dedos 
asi te deje ir sin meditar. 
Más hoy que estoy tan solo 
y tan cansado de llorar 
quiero saber si tu querrías regresar 
junto a mi lado para amarnos otra vez 
tal vez estés pensando que no quiera ya de ti 
ese calor que alguna vez yo te pedí 
y que después abandone
18 TE PROPONGO
Pero no todo eran lágrimas eh!, no, había canciones muy tiernas como 
Aquella que escribí recordando las épocas en que no tenía un centavo en el bolsillo: 

Te propongo 
disfrutar de una mañana 
caminando de mi mano 
una flor en tu ventana 
o que algún violín gitano 
nos regale con su voz. 
Te propongo 
elegir la cartelera 
de algún cine continuado 
o tal vez mirar vidrieras, 
te propongo cosas simples 
son las cosas de este amor. 
Yo no te propongo 
ni el sol ni las estrellas 
tampoco yo te ofrezco 
un castillo de ilusión. 
Yo tengo para darte 
tan solo cosas buenas 
triviales y sencillas, 
las cosas de este amor. 
Te propongo 
un amanecer cualquiera 
aferrada de mi brazo 
compartiendo una quimera; 
te propongo simplemente 
que me quieras, 
Yo no te propongo... 

Que sé yo, o tan optimistas como “una muchacha y una guitarra para poder cantar”, 
Que lindo!, porque aparte es, es así como un pequeño testamento 
Que quiero dejar “no quiero que me llores 
cuando me vaya a la eternidad, 
Quiero que me recuerdes como a la misma felicidad” 
 
 

Videos
Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Policiales

Cayó uno de los involucrados en el caso de la nena baleada en Villa Ballester

 

La policía de la provincia de Buenos Aires aprehendió a uno de los jóvenes involucrados en el intento de asalto a una mujer el viernes pasado en Villa Ballester, donde su hija de 3 años resultó herida de un disparo, mientras continúa la intensa búsqueda de los dos menores que también participaron del hecho.

Policiales
 
 
Deportes
 
 
Municipales
 
 
Sociedad
 
 
Politica
 
 
Espectaculos
 
 
Tecnologia
 
 
Cultura
 
 
Actualidad
 
 
Musica
 
 
Historia
 
 
Opinion
 
 
Economia
 
 
Cine
 
 
Politica internacional
 
 
Internacional
 
 
Espacio literario
 
Noticias Breves
 
 
Radio
 
 
Salud
 
 
Entrevistas
 
 
Panorama Informativo
 
 
politica/deportes
 
 
Tiempo
 
Temas del Momento
 
 
Efemerides
 
 
Television
 
 
Ecologia
 
 
Aniversario
 
Editorial
 
Conflicto
 
Judiciales
 
PROGRAMAS