¿Cómo nos afecta la suba del dólar?

Editorial 4 de septiembre de 2018

No es mi intención hacerla larga, pero para que lo pueda entender cualquiera, brevemente tenemos que comprender el valor del peso.


Por Mayra Arena

Antes del dinero, lo que existía era el trueque. Como en ese sistema era difícil coincidir en los intercambios (yo necesito lo que vos ofrecés pero vos no querés lo que te ofrezco yo), el oro comenzó a cumplir el rol de moneda. Así, todo el mundo aceptaba que un pedacito de oro valía tanta mercadería, y se vivió con ese sistema mucho tiempo. Pero empezó a ser difícil porque el oro, es difícil de transportar en grandes cantidades (pesado) y además era muy fácil de robar.

Y a alguien se le ocurrió una idea. Guardar todo el oro de todos, en una casa segura, e imprimir papelitos que certificaran la existencia de ese oro, y que sirvieran para intercambiarlos en lugar de andar cargando con el metal precioso. Si hubieran impreso un solo papel, sería algo así como el billete de un trillón que sale en los simpsons. Pero se imprimieron muchos, para que cada papelito pudiera comprar pequeñas cosas y así fuera fácil intercambiar los papelitos. (En el caso de necesitar comprar algo de mucho valor, se usan muchos papelitos y listo.) ¿Se entiende? Si los papelitos son pocos, van a valer mucho. Si son muchos, para la misma cantidad de oro, van a valer menos. Y para que los papelitos valgan más, tiene que haber más oro guardado.

Ahora, en nuestra economía, la “casa que guarda el oro” es el Banco Central, y el oro que está guardado* son nuestras *reservas*. Esas reservas –es decir, todo lo que tenemos en el Banco Central– son las que determinan cuánto va a valer cada papelito que circula por la Argentina, o sea, cada billete de pesos argentinos.

Esas reservas se acumulan gracias a “la balanza comercial”. La balanza comercial se llena gracias a los dólares que obtenemos vendiéndoles cosas a otros países**. Esas ventas a otros países, por supuesto, son en dólares. Cuando las reservas crecen, los billetes empiezan a valer más porque hay más riqueza para sostener a los papelitos circulantes. Es decir, hay más oro que se divide en la misma cantidad de papelitos. Pero también, cuando caen las reservas, hay menos riqueza para dividir los papelitos y, por lo tanto, cada billete vale menos.

Desde diciembre de 2015, el gobierno dispuso que los ciudadanos y las empresas, pudieran comprarle al BCRA (o sea, nuestra casa que guarda el oro) todos los dólares que quisieran. Todos los días, nuestro BCRA, vende al menos, 300 millones de dólares. Y como el dólar tiende a fortalecerse y a hacerse más caro, los que tienen dólares quieren… más dólares. Esto hace que cada dos por tres, haya corridas cambiarias.

¿Qué son las corridas cambiarias? Es cuando muchos interesados compran MUCHOS dólares, en un mismo día. Cuando eso ocurre, el dólar aumenta de precio (como siempre que hay muchos interesados en comprar algo). Y también hace, que se nos estén acabando los dólares.

¿Y entonces? Si esos dólares nosotros jamás los vimos ¿qué pasa en la vida real?

Hay tres principales efectos automáticos.

El primero es el que acabamos de explicar (el más complejo): cuando caen las reservas porque el BCRA vendió demasiados dólares, hay menos riqueza para dividir los papelitos, es decir, el peso vale cada vez menos. Por todo esto, con el mismo billete, comprás cada vez menos cosas, y con los mismos salarios... sos mucho más pobre.

El segundo es el aumento en los alimentos. En Argentina, se producen alimentos para 400 millones de personas. La (gran) mayor parte, se vende al exterior, en dólares. Y por supuesto, a nosotros, los argentinos, nos lo venden al mismo precio que se lo venden a los de otros países. Entonces, si un paquete de fideos costaba un dólar, y el dólar costaba 20 pesos, después de la corrida bancaria el señor dueño sigue vendiendo los paquetes de fideos a un dólar… pero ahora, a nosotros, los argentinos, nos cuesta cuarenta pesos. No sólo podés comprar menos alimentos por lo explicado anteriormente, si no porque además, los productos aumentan desproporcionalmente.

El tercer efecto dominó, es el de la nafta, con la que ocurre exactamente lo mismo que con los alimentos del ejemplo anterior. Y en este caso, afecta a todos los productos, ya que en cada cosa que compramos, una parte de lo que pagamos, es el costo del transporte. De ahí que siempre se diga que cuando aumenta la nafta, aumenta todo.

Ni los peores pronósticos anunciaban un dólar a 40. O sea que lo que se viene, es mucho, mucho peor de lo que imaginábamos.

.................................................

*las reservas ya no son oro puro, sino una mezcla de oro, dólares y diferentes bonos
** menos lo que compramos, pero vamos a evitar complicarla

Si alguien tiene un pizarrón y una cámara y lo sabe explicar mejor, mándeme el video y lo publico.

Si alguien tiene una corrección (que no sea un detalle menor que complique innecesariamente este quilombo) diga nomás.

Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Policiales

Cayó uno de los involucrados en el caso de la nena baleada en Villa Ballester

 

La policía de la provincia de Buenos Aires aprehendió a uno de los jóvenes involucrados en el intento de asalto a una mujer el viernes pasado en Villa Ballester, donde su hija de 3 años resultó herida de un disparo, mientras continúa la intensa búsqueda de los dos menores que también participaron del hecho.

Policiales
 
 
Deportes
 
 
Municipales
 
 
Sociedad
 
 
Politica
 
 
Espectaculos
 
 
Tecnologia
 
 
Cultura
 
 
Actualidad
 
 
Musica
 
 
Historia
 
 
Opinion
 
 
Economia
 
 
Cine
 
 
Politica internacional
 
 
Internacional
 
 
Espacio literario
 
Noticias Breves
 
 
Radio
 
 
Salud
 
 
Entrevistas
 
 
Panorama Informativo
 
 
politica/deportes
 
 
Tiempo
 
Temas del Momento
 
 
Efemerides
 
 
Television
 
 
Ecologia
 
 
Aniversario
 
Editorial
 
Conflicto
 
Judiciales
 
PROGRAMAS