Paternidad Roja Deportes 15 de mayo de 2017Inolvidable fiesta del Rojo, insinuada desde antes del tanto de Rigoni y con el golazo de Meza. Manda en Avellaneda.

Las 50 mil almas imprimieron una impresionante sonoridad ambiental al desembuchar su fervor en estado de paroxismo. Sonó fuerte en el Libertadores de América una estrofa de esa especie de himno Rojo, como lo es cuando se lanza a todos los vientos que “será siempre Independiente, el orgullo nacional”.

El momento clave fue cómo lo rigoreó Independiente a Racing con el gol de Rigoni. Antes ya había estallado todo el color y el aliento acorde con la ocasión. Y así siguió. Es que lo tenían guardado, masticado, postergado, atragantado desde mucho tiempo atrás. Esa masa de futboleros de ley, hermanados, incluso con familias que celebraban con sus chiquitos, todos cantaron, alentaron, se divirtieron e ilusionaron en una noche inolvidable. Fue la verdadera Garganta del Diablo.

La fiestaza se vivió con euforia legítima. Por motivos varios: se distancia más en el historial global y dignifica el de los últimos años. Porque le hace sentir el rigor de cierto paternalismo. También al romper esa especie de estigma en el torneo de negársele el triunfo de local. Además, y por superarlo en el plano de lo estratégico y en el juego ya que impuso su idea madre: quitar y atacar con todo sin perder el escalonamiento defensivo. De los dos, Independiente demostró que es protagonista con ataque contundente, no un mero especulador de utilitario contraatacador.

Este Racing ya había dado indicios de apostar a comprimirse atrás para que su réplica le resultara más diáfana y espaciosa pero en realidad, parece que quiso mandarse la gran Holan en versión de un Independiente exitosamente contragolpeador como visitante. No le funcó. El tiro libre de Rigoni y el mal paso de Orion le dolió en el alma, el físico, el ánimo y en el resultado.

Es cierto que Independiente, en lo estratégico, atesora ese módulo de oro que es robar la pelota en posiciones intermedias o en los umbrales de su área defensiva y partir como cohete, en un festival de piques (inalcanzables Rigoni, Marcos y Benítez) que dejan atrás a marcadores circunstanciales. Pero también juega corto. Tirará a veces a la marchanta, pero propuso pulcritud de toque aunque en el vértigo se le limaba su precisión.

Hay una onda especial desde el saludo con brazos en alto, como en la de los años 60. Hay un equipo en formación, interesante, Y por ahí parecen sobrevolar algunos duendecitos como para aventurar halos de las glorias pasadas.

Comentarios
Dejá tu comentario acerca de esta nota
 
 
 
Actualidad

Continúa la muestra tecnópolis 2017

Continúa la mega muestra Tecnópolis 2017, con entrada libre y gratuita. Se podrá visitar durante las vacaciones de invierno de LUN a VIE de 12:00 A 20:00 hs. 

 

Policiales
 
 
Deportes
 
 
Municipales
 
 
Sociedad
 
 
Politica
 
 
Espectaculos
 
 
Tecnologia
 
 
Cultura
 
 
Actualidad
 
 
Musica
 
 
Historia
 
 
Opinion
 
 
Economia
 
 
Cine
 
 
Politica internacional
 
Internacional